Sucursal no puede mutar a una sociedad.

¿Puede una sucursal mutar a una sociedad?

Tema: Sucursal como sociedad.


En los términos del artículo 263 del Código de Comercio, la sucursal de una sociedad, nacional o extranjera, es un establecimiento de comercio perteneciente a una sociedad que sólo desarrolla las actividades encomendadas por la matriz, conformada por un conjunto de bienes corporales e incorporales, carente de personería jurídica. Valga decir que la matriz y la sucursal tienen una sola personalidad jurídica, donde la segunda es una prolongación de la matriz que forma parte de su mismo patrimonio y tiene como fin esencial realizar actividades propias del objeto social de la principal. Por tanto, es la sociedad la que se beneficia o se perjudica por los actos realizados por la sucursal. Igualmente es la matriz quien adquiere los derechos que de su personalidad se derivan.

Ahora bien, en relación con la transformación, señala el artículo 167 del Código de Comercio que esta consiste en un acto jurídico mediante el cual una sociedad comercial puede, antes de su disolución, adoptar cualquiera otra de las formas societarias reguladas en el ordenamiento mercantil. Esta operación, que implica una reforma al contrato social, no producirá solución de continuidad en la existencia de la sociedad como persona jurídica, ni en sus actividades ni en su patrimonio.

Por tanto, teniendo claridad sobre lo anterior y en especial que la sucursal no constituye una persona jurídica distinta de la matriz, sino más bien una prolongación de ella, podemos válidamente concluir que, de cara a nuestro ordenamiento jurídico, no es posible transformar una sucursal en una sociedad. Tal conclusión encuentra su sustento en que no se cumple presupuesto básico que señala el artículo 167 del Código de Comercio, esto es, la entidad material objeto de la reforma estatutaria sea una sociedad comercial.


 

Status: