¿Qué es el fraude corporativo y quiénes lo cometen?

¿Qué es el fraude corporativo y quiénes pueden cometerlo?

Tema: Fraude Corporativo.


Vamos a tratar los aspectos de mayor importancia acerca del Fraude y las banderas rojas o Red flags que permiten identificar las situaciones en las cuales los activos y recursos de la organización se encuentran comprometidos, en peligro de desaparecer, mal administrados o mal usados por empleados de la organización y/o personas externas. Esta información está dirigida a Contadores, Auditores, Control Interno, y demás personas que laboran en áreas de riesgo o simplemente están interesadas en aprender o afinar sus conocimientos sobre fraude. Igualmente esta información reúne la mayor cantidad de aspectos a tener en cuenta, ejemplos y casos; los cuales son tomados de experiencias reales como de posibles consecuencias en los casos investigados las cuales son de carácter informativo y que en ningún caso se pretende dar a conocer situaciones personales o corporativas específicas.

Fraude es un fenómeno económico, social y organizacional, aplicado a la contabilidad o finanzas y consiste en cualquier acto u omisión de naturaleza dolosa y por tanto de mala fe, o de negligencia grave.

Sabía Usted que Fraude…
Es todo intento deshonesto por obtener provecho indebido de otra persona o situación que no siempre genera delito como es el caso del abuso o mal uso de los recursos de la compañía. Un ejemplo claro es el uso de la papelería o elementos de oficina para elaborar tareas escolares.
No tiene tamaño. Fraude es fraude. Las consecuencias del fraude o el impacto económico son las que determinan la gravedad de la falta o la violación de la ética o moral. La secretaria que solo toma el dinero de la caja menor para los transportes diarios y los repone cada quincena con el pago de la nómina. Este acto es fraude.
Es cualquier tipo de distorsión de la información financiera con ánimo de causar daño, esconder una situación o incluso mostrar una mejor situación financiera. Por ejemplo, no registrar la depreciación, llevar a cargos diferidos gastos que fueron reales en el periodo. Cabe resaltar que con la adopción de las normas internacionales de contabilidad, muchas de estas prácticas desaparecen.
No desaparece, solo se aminora con diferentes controles y estrategias. Siempre existirá el riesgo residual, el cual se asume, dado que la adopción de medidas de protección es más costosa que el impacto que pueda generar el riesgo de fraude.

Sabía Usted que Fraude…
Es imposible detectarlo al 100%. A pesar que se pueden desarrollar investigaciones sobre fraude, siempre quedará un remanente que no es posible de detectar. Es decir, un defraudador empieza cometiendo fraudes cuyo impacto no genera pérdidas medibles en la organización. Poco a poco los fraudes son cometidos con mayor regularidad o frecuencia y las pérdidas se incrementan; de ahí, que el investigador de fraude se enfoca en las pérdidas de mayor impacto, y en muchos casos las pequeñas pérdidas no fueron detectadas dentro de la investigación. El tiempo es el mayor enemigo de las investigaciones de fraude.

El tiempo promedio para detectar el Fraude es de 18 meses, sin embargo en fraude de cuello blanco o cometidos por el staff, ejecutivos o miembros de la junta directiva pueden ser detectados en 24 meses o más tiempo.

No siempre los valores o el dinero son objeto de fraude. Como hemos mencionado anteriormente el mal uso y el abuso de los bienes y recursos de la organización son fraude. Un ejemplo claro es el empleo del tiempo o los horarios laborales en los cuales se desarrollan actividades personales que no tienen relación con el cargo desempeñado. El uso de los sistemas de información y comunicación para beneficio personal es otro claro ejemplo.

El riesgo del fraude es directamente proporcional al tamaño de la empresa o entidad; y también está relacionado en el número de empleados, proveedores, clientes, lugares, productos, operaciones y transacciones. Por ejemplo a mayor número de clientes, mayor el riesgo en las cuentas por cobrar y en tesorería.

El monto de la pérdida depende de la posición del perpetrador dentro de la empresa, entre mas alto el cargo, mayor será el fraude. Como vimos anteriormente, personas en cargos con autoridad pueden cometer fraudes con mayor impacto económico que aquellas personas que no poseen la experiencia o el conocimiento suficiente.

Sabía Usted que Fraude…
La mayoría de los perpetradores no tienen antecedentes penales por que no se denuncian. Muchas empresas adolecen de procesos en los cuales el fraude en cualquier expresión está enmarcado como falta grave, lo cual es usado por los defraudadores para cometer sus delitos y no ser castigados con severidad. Es por ello, que el reglamento interno de trabajo debe contener un capítulo especial donde se contemple la comisión de fraude y sus sanciones. Igualmente, las empresas que no tienen una fuerte estructura de valores, ética y moral son blanco fácil de los delincuentes porque de antemano saben dichas deficiencias. Un criminal sabe a qué empresa aplicar donde pueda cometer sus delitos. Otro aspecto que ayuda a que el criminal cometa el delito es la vergüenza que siente el gerente o empresario al saber que su sistema de control fue violentado por parte de un criminal. Cualquiera de estos factores impide que las denuncias lleguen a las autoridades pertinentes. También, el débil sistema judicial influye para que no se denuncie un defraudador.

Se estima que el fraude empresarial puede costar el 5% de los ingresos brutos en el sector privado y el 10% en el sector público. A pesar de que no existe una cifra contundente que revela el verdadero impacto del fraude, las estadísticas arrojan cifras que alarman.

Los controles internos implementados pueden ser rebasados por la habilidad, creatividad y capacidad de los perpetradores. Así como se requieren habilidades, creatividad, y conocimiento para ejercer un cargo, en el fraude también se requieren estas mismas destrezas. Es por ello que siendo el factor humano de gran importancia, los controles y la protección de los recursos debe ser el primer y fundamental objetivo de un gerente, administrador y miembro de junta directiva.

El control del fraude es tomado como gasto innecesario, no genera ingresos. Sin embargo, recuperar la pérdida que ocasiona un fraude implica la creación de nuevos ingresos y el pago de más impuestos. Es decir, si bien es cierto la prevención de fraude no arroja a primera vista un ingreso o utilidad, la protección de los recursos y activos de la empresa evita pérdidas que en muchas ocasiones son irrecuperables.

El fraude puede estar o ser cometido en cualquier área de la empresa, no necesariamente requiere de estructuras elaboradas para su ejecución, y se encuentra en todas las esferas empresariales, afecta a grandes y medianas empresas, no discrimina; es incluyente. Por lo tanto el fraude es un riesgo que amenaza permanentemente cualquier actividad, corporación, persona o activo. Así mismo la comisión del fraude siempre conlleva a una pérdida económica reflejada en la desaparición de un bien o en el uso inadecuado de los bienes de la institución.



 

Status: