¿Es posible recuperar el valor perdido en un fraude?

¿Puede una empresa recuperar el valor perdido a causa de un fraude?

Tema: Fraude Corporativo.


¿Pero cómo se puede determinar el impacto de las pérdidas cometidas por fraude?

El análisis económico sobre las pérdidas de fraude va más allá del valor que eventualmente se conoce, que ya el fraude como tal es una pérdida que está asociada al estado de resultados. Por ejemplo, en el caso de la pérdida o robo de los inventarios, el descuadre entre las cantidades físicas y el libro de inventarios deben ser registradas como pérdida o contra la provisión de inventarios. En el caso de la perdida de efectivo, dicho valor debe ser llevado directamente a un gasto denominado como pérdida. Si analizamos el abuso como fraude, un ejemplo perfecto sería el uso personal del material de oficina como papel e impresora, lo que de alguna manera incrementa el gasto de papelería. Por lo tanto, el fraude en cualquiera de sus manifestaciones siempre estará impactando negativamente las utilidades de la compañía.
El siguiente ejemplo económico nos invita a reflexionar sobre el impacto de las pérdidas cometidas por un fraude.
Sabemos por un principio financiero y contable que
% Utilidad Neta = Utilidad del Ejercicio / Ventas Netas
Suponemos para este ejemplo que
% Utilidad Neta Estimada = 2%
Después de hacer el proceso de auditoria se verificó que el
Valor de la pérdida por fraude $100.000.000.oo
Ahora, debemos preguntarnos ¿En cuanto se deben incrementar los ingresos del periodo para generar el mismo nivel utilidades netas que igualen el monto de la pérdida por fraude?
Hacemos el cálculo matemático donde tomamos el valor de la pérdida y lo dividimos por el porcentaje de la utilidad esperada. El resultado es el valor de los ingresos de más que se deben generar para cubrir la pérdida por fraude. En nuestro ejemplo, cien millones de pesos de pérdida por un fraude implica incrementar los ingresos de la compañía en cinco mil millones más.
¥ $100.000.000.oo / 2%= $5.000.000.000.oo
¥ $5.000.000.000.oo * 2%= $100.000.000.oo
Sin embargo, un fraude siempre tiene costos ocultos los cuales en muchas ocasiones no se alcanzan a calcular. Por ejemplo, los impuestos que genera un fraude son un costo oculto, dado que una pérdida por fraude no puede ser deducible como cualquier gasto operativo de la empresa en la declaración de impuestos, por lo tanto se deben pagar más impuestos. Así las cosas en nuestro ejemplo y suponiendo una tasa 30% de impuestos; la perdida sería 130 millones.



 

Status: