Concepto de fraude corporativo.

¿Cuál es el concepto técnico de fraude?

Tema: Fraude Corporativo.


Fraude como concepto ha sido definido por las organizaciones de mayor importancia en cuanto a Auditoria y Administración de Riesgos se refiere.

ACFE (Association of Certified Fraud Examiner) conceptualiza el fraude como las actividades y/o acciones que tienen el propósito de enriquecimiento personal a través del uso inapropiado o la sustracción de recursos y/o activos de una organización por parte de una persona. Es decir, ACFE tiene en cuenta el mal uso o abuso de los bienes de una entidad en beneficio de un sujeto. Por lo tanto, el abuso es tenido en cuenta como Fraude. Los casos de abuso dependen del tipo de empresa, las políticas implementadas y la cultura organizacional.

AICPA (American Institute of Certified Public Accountants) define el fraude como el uso de acciones que buscan presentar ante los inversionistas, analistas y/o mercado una situación no realista de la compañía, con el fin de cumplir con las expectativas de alguno o algunos de los grupos de interés. Esta pronunciación está enfocada a la tergiversación, falsificación o descripción engañosa de los estados financieros para evitar dar a conocer la realidad corporativa, que en muchos de los casos está enmarcada en las pérdidas por fraude.

IAA (The Institute of Internal Audit) detalla el concepto de fraude como cualquier acto ilegal caracterizado por el engaño, el ocultamiento o la violación de la confianza, donde los fraudes son perpetrados por individuos y organizaciones para obtener dinero, propiedades o servicios, evitar pagos o pérdida de servicios y asegurar una ventaja personal o del negocio. Esta definición va más allá de los conceptos anteriormente vistos, dado que tiene en cuenta activos móviles y no móviles, como también el no pago de lo adeudado. Igualmente, la ventaja personal sobre un negocio particular es tomada como fraude.

Síntomas de fraude. La mejor decisión que puede tomar una empresa es implementar un sistema de gestión o administración del riesgo de fraude y en general de delitos económicos para prevenir y detectar. Como principio financiero sabemos que la prevención es mucho más económica de que la investigación y la corrección. Es por ello que algunas situaciones son síntomas de que algo está pasando y debe ser abordado de inmediato con las más estrictas medidas de control. No las pase desapercibidas:

• Anomalías Contables
• Descuadres de Caja o Efectivo
• Faltantes en Inventarios
• Excesos en Compras de Inventarios
• Escasa rotación de proveedores
• Comportamientos Inusuales
• Quejas o pistas
• Anomalías analíticas en el negocio
• Costos muy lejos de los planeados

¿Pero cómo se puede determinar el impacto de las pérdidas cometidas por fraude? El análisis económico sobre las pérdidas de fraude va más allá del valor que eventualmente se conoce, que ya el fraude como tal es una pérdida que está asociada al estado de resultados. Por ejemplo, en el caso de la pérdida o robo de los inventarios, el descuadre entre las cantidades físicas y el libro de inventarios deben ser registradas como pérdida o contra la provisión de inventarios. En el caso de la perdida de efectivo, dicho valor debe ser llevado directamente a un gasto denominado como pérdida. Si analizamos el abuso como fraude, un ejemplo perfecto sería el uso personal del material de oficina como papel e impresora, lo que de alguna manera incrementa el gasto de papelería. Por lo tanto, el fraude en cualquiera de sus manifestaciones siempre estará impactando negativamente las utilidades de la compañía.
El siguiente ejemplo económico nos invita a reflexionar sobre el impacto de las pérdidas cometidas por un fraude.
Sabemos por un principio financiero y contable que
% Utilidad Neta = Utilidad del Ejercicio / Ventas Netas
Suponemos para este ejemplo que
% Utilidad Neta Estimada = 2%
Después de hacer el proceso de auditoria se verificó que el
Valor de la pérdida por fraude $100.000.000.oo
Ahora, debemos preguntarnos ¿En cuanto se deben incrementar los ingresos del periodo para generar el mismo nivel utilidades netas que igualen el monto de la pérdida por fraude?
Hacemos el cálculo matemático donde tomamos el valor de la pérdida y lo dividimos por el porcentaje de la utilidad esperada. El resultado es el valor de los ingresos de más que se deben generar para cubrir la pérdida por fraude. En nuestro ejemplo, cien millones de pesos de pérdida por un fraude implica incrementar los ingresos de la compañía en cinco mil millones más.
• $100.000.000.oo / 2%= $5.000.000.000.oo
• $5.000.000.000.oo * 2%= $100.000.000.oo
Sin embargo, un fraude siempre tiene costos ocultos los cuales en muchas ocasiones no se alcanzan a calcular. Por ejemplo, los impuestos que genera un fraude son un costo oculto, dado que una pérdida por fraude no puede ser deducible como cualquier gasto operativo de la empresa en la declaración de impuestos, por lo tanto se deben pagar más impuestos. Así las cosas en nuestro ejemplo y suponiendo una tasa 30% de impuestos; la perdida sería 130 millones.

Fraude & Error. El fraude como tal es un hecho intencional que es llevado a cabo por una o más personas con el objetivo de causar daño. Sin embargo, muchos de las actuaciones que terminan en fraude empezaron como un simple error que no fue detectado a tiempo en la organización donde el perpetrador identifica una deficiencia y toma ventaja de ello. El fraude está enmarcado en la ilegalidad o en la omisión que violenta un reglamento, norma o ley. Por ejemplo, quien administra la caja menor de una corporación y usa el dinero para sus gastos personales está cometiendo fraude dado que la intención es usar el dinero que está a entera disposición pero que no le pertenece. No importa que en cada pago quincenal del salario la persona retorne el dinero que fue usado de la caja menor.

El error o equivocación no tiene la intención de hacer daño a pesar del daño causado. Es decir, un error puede ser cometido por falta de experiencia, entrenamiento o desconocimiento, carencia de las herramientas adecuadas, baja calidad de los productos, insuficiencia de la información o falta de segregación de funciones. Sin embargo, un error o equivocación tiene dos connotaciones importantes. El error causa daño o pérdida y un error no detectado a tiempo es la puerta de un futuro fraude. Por ejemplo, un auxiliar de compras ingresa erróneamente la cantidad de unidades de una factura. Este auxiliar es el único que descubre el error más tarde, no le cuenta a su supervisor para hacer la corrección del registro, y ninguna persona en la empresa se entera del error. Por lo tanto, dicho auxiliar detecta una debilidad en la empresa que le permite hacer fraude en el futuro, debido que el error cometido no fue detectado.

Las actuaciones que se derivan en fraude tienen elementos comunes que permiten a los perpetradores planear cuidadosamente la situación, la forma, el monto, el tiempo, y en muchas ocasiones los defraudadores estudian las leyes penales para determinar el alcance de las sentencias y los años de prisión especialmente en fraudes de cuello blanco. Los siguientes son los elementos de un fraude:
• Tiempo
• Acceso
• Conocimiento
• Necesidad
• Justificación
• Impunidad
• Deslealtad o traición
• Intención
• Mala conducta
• No consentimiento del propietario



 

Status: