Cláusula de buena administración.

Cláusula de buena administración como principio y derecho fundamental.

Tema: Principio de buena administración.


La cláusula de competencia especial para la Administración (cláusula de buena administración), deriva de las funciones que le asignó el constituyente en el artículo 209 superior, siendo estas: i) Estar al servicio de los intereses generales, por oposición a los partidistas, gremiales u otros que no representen el bien común; ii) Ceñirse a los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad; y, por último, iii) Ejercer estas funciones mediante los instrumentos de la descentralización, la delegación y la desconcentración de ellas. Así, de la lectura de dichos principios es claro que se derivan en el ordenamiento jurídico – en materia de contratación pública – otros deberes fundamentales, como el de planeación del negocio, legalidad y economía de mercado; llamados a gobernar la acción de la Administración pública.


 

Status: