Afiliación de estudiantes al sistema de riesgos laborales.

Decreto 55 de 2015.

Tema: Riesgos laborales. Seguridad y salud en el trabajo.


Básicamente el decreto establece que los estudiantes que hagan prácticas con algún riesgo ocupacional, o que hagan alguna labor que le genere ingresos a la universidad o institución de educación técnica o de formación y desarrollo para el trabajo, independientemente de que la práctica o labor sea remunerada o no, deben ser afiliados al sistema de seguridad social en riesgos laborales.

Los estudiantes que abarca el decreto son los que se encuentren matriculados en la educación media técnica, los programas de formación complementaria ofrecidos por las escuelas normales superiores, la educación superior y los programas de formación laboral de la educación para el trabajo y el desarrollo humano.

El decreto condiciona la afiliación de los estudiantes al sistema de riegos laborales siempre y cuando estén sometidos a un riesgo ocupacional, definido por el mismo decreto en el artículo tercero. En la práctica ello se traduce que cualquier estudiante que esté obligado a hacer prácticas (como las carreras de derecho, medicina, odontología, medicina veterinaria, zootecnia, ingenierías, entre otras) debe ser afiliado al sistema de riesgos laborales.

¿Quién afilia al estudiante al sistema? La institución de educación en la cual esté afiliado, ya sea de educación media técnica, programas de formación complementaria ofrecidos por las escuelas normales superiores, la educación superior y los programas de formación laboral de la educación para el trabajo y el desarrollo humano, en el evento de que el estudiante realice prácticas o actividades dentro de la misma institución, y siempre y cuando dichas actividades le generen ingresos a la institución, siendo ésta última la encargada también de pagar la cotización.

¿Pero si el estudiante hace prácticas o actividades por fuera de su institución? El artículo cuarto del decreto establece quién debe afiliar y pagar la cotización, así:

a. Las entidades territoriales certificadas en educación, cuando se trate de prácticas propias de la educación media técnica en instituciones educativas de carácter estatal.

b. Las instituciones educativas, cuando se trate de prácticas propias de la educación media técnica en instituciones educativas de carácter oficial –con régimen especial o de carácter privado.

c. Las escuelas normales superiores, cuando se trate de prácticas propias de sus programas de formación complementaria, independiente de su naturaleza jurídica.

d. La entidad, empresa o institución pública o privada donde se realice la práctica, para el caso de la educación superior y de los programas de formación laboral en la educación para el trabajo y el desarrollo humano, sin perjuicio de los acuerdos entre la institución de educación y la entidad, empresa o institución pública o privada donde se realice la práctica, sobre quién asumirá la afiliación y el pago de los aportes al Sistema General de Riesgos Laborales y la coordinación de las actividades de promoción y prevención en seguridad y salud en el trabajo. Significa esto último que la institución y la entidad donde se realizará la práctica pueden definir libremente mediante convenio, quién paga la cotización y en que ARL (de la institución o de la entidad) el estudiante realizará actividades de promoción y prevención en salud.

En ningún caso la obligación de afiliación y cotización del estudiante al sistema de riesgos laborales, puede descargarse en el alumno. Así mismo, la afiliación debe efectuarse al menos un día antes del inicio de la práctica o actividad, para asegurar que el practicante está cubierto. Lo único que es exigible al estudiante es que esté afiliado al sistema de seguridad social en salud, ya sea el contributivo o el subsidiado (sisben).

En el caso particular de las universidades, si la práctica se realiza en una entidad que no es persona jurídica (clínica, hospital, empresa, sociedad anónima, sociedad por acciones simplificadas SAS, entre otras), la cotización será asumida por la institución educativa. Es decir, sería el caso excepcional que realice prácticas ante una persona natural.En los demás casos, la cotización la asumirá la entidad, clínica, hospital o empresa donde se realice la práctica.

La cobertura durará tanto como se extienda en el tiempo la práctica o actividad desarrollada por el estudiante, y se tomará como base de cotización un salario mínimo legal mensual vigente.

Respecto al pago, se utilizará la PILA y la tarifa dependerá del nivel de riesgo de la actividad principal donde se desarrolle la práctica del estudiante.

Otro punto importante que establece el decreto es que todos los gastos e inversiones necesarias para que la práctica o actividad del estudiante se desarrolle dentro de todos los mínimos de seguridad, están a cargo de la empresa o entidad donde se desarrolle la práctica o actividad. Se establece igualmente que las prácticas o actividades no pueden exceder de 12 horas diarias ni 66 horas semanales. Se incluye a los estudiantes de pregrado y de programas en formación laboral de educación para el trabajo y el desarrollo humano, dentro de las garantías establecidas por el decreto 2376 de 2010, que regula los convenios docencia servicio en el área de la salud.

Así mismo, la universidad, empresa o entidad que brinde las prácticas al estudiante, deberá capacitar a éste en todo lo relativo a la salud y seguridad en el trabajo, así como las ARL deben incluir a los practicantes en todas sus labores de prevención y promoción de la salud en el trabajo.

El estudiante está sujeto a las siguientes obligaciones:

1. Procurar cuidado integral de su salud y de sus compañeros.

2. Dar cumplimiento a recomendaciones en materia de prevención en salud y seguridad en el trabajo que le sean indicadas para el desarrollo de su práctica.

3. Utilizar los elementos de protección (gafas protectoras, casco, guantes, batas, máscaras, entre otros) que sean necesarios para la realización la práctica o actividad correspondiente.

4. Informar tanto a la entidad donde se realice la práctica como a la Institución, la ocurrencia de incidentes, accidentes o enfermedades causados por la práctica o actividad.

El responsable de la afiliación y pago debe:

1. Adelantar todo el trámite de afiliación de los estudiantes y pagar los aportes a través de la PILA.

2. Reportar oportunamente las novedades, accidentes y enfermedades del estudiante practicante.

La entidad o empresa donde se desarrolle la práctica está obligada a:

1. Capacitar al estudiante en la actividad a desarrollar por éste, y brindarle todos los elementos de protección personal necesarios.

2. Explicarle los riesgos a los cuales puede verse sometido, y reportar los accidentes o enfermedades sufridos por el estudiante.

3. Incluir al estudiante en el sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo.

4. Verificar el cumplimiento de las condiciones de prevención, higiene y seguridad industrial y de las labores formativas asignadas al estudiante.

Y de otra parte, la institución educativa debe velar que el estudiante sólo adelante tareas estrictamente relacionadas con su práctica y formación, así como también verificar que el espacio de la práctica cuente con todos los elementos de protección personal requeridos.

Por último, mediante este decreto, el estudiante también puede ser titular de las prestaciones económicas y asistenciales que consagra el sistema de riesgos laborales (pensión de invalidez, indemnización por incapacidad parcial permanente, entre otras.


Contenido de la Fuente

DECRETO 055 DE 2015
(Enero 14)

Por el cual se reglamenta la afiliación de estudiantes al Sistema General de Riesgos Laborales y se dictan otras disposiciones.

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, en especial, de las que le confieren los artículos 189 numeral 11 de la Constitución Política y 13 literal a) numeral 4 del Decreto-ley 1295 de 1994, modificado por el artículo 2° de la Ley 1562 de 2012, y

CONSIDERANDO:

Que mediante sentencia del 10 de abril de 2014 en el trámite de una acción de cumpli­miento, la sección quinta del Consejo de Estado ordenó al Ministerio de Salud y Protección Social reglamentar la afiliación al Sistema General de Riesgos Laborales de los estudiantes de todos los niveles académicos de instituciones educativas públicas y privadas contenida en el numeral4 del artículo 2° de la Ley 1562 de 2012.
Que el literal a) numeral 4 del artículo 13 del Decreto-ley 1295 de 1994, modificado por el artículo 2° de la Ley 1562 de 2012, determina como afiliados obligatorios al Sis­tema General de Riesgos Laborales, a los estudiantes de todos los niveles académicos de instituciones educativas públicas o privadas: i) que deban ejecutar trabajos que signifiquen fuente de ingreso para la respectiva institución e involucren un riesgo ocupacional, o ii) cuyo entrenamiento o actividad formativa sea requisito para la culminación de sus estudios e involucren un riesgo ocupacional.
Que las prácticas, entrenamientos o actividades formativas que los estudiantes realizan como requisito para culminar sus estudios, son de varios tipos según sus finalidades, el nivel de formación en el que se encuentre el estudiante y la modalidad de formación escogida o cursada. Por tanto, se considera que las prácticas que deben ser cubiertas por el Sistema General de Riesgos Laborales son aquellas que dentro del sistema educativo colombiano han sido estructuradas especialmente para desarrollar competencias específicas en el estudiante hacia un campo laboral determinado.
Que las prácticas que desarrollan competencias específicas en el estudiante hacia un campo laboral determinado, solo ocurren en: i) la educación media técnica, ii) los progra­mas de formación complementaria ofrecidos por las escuelas normales superiores, iii) la educación superior y, iv) los programas de formación laboral de la educación para el trabajo y el desarrollo humano.
Que como quiera que el Decreto número 2376 de 2010, por medio del cual se regula la relación docencia-servicio para los programas de formación de talento humano del área de la salud, estableció en su artículo 15 la obligación para las partes del convenio de afiliar al Sistema General de Riesgos Laborales a los estudiantes del nivel de posgrado, se hace necesario modificar el citado artículo, en el sentido de extender dicha garantía a todos los estudiantes de educación superior y de educación para el trabajo y el desarrollo humano cuando de programas de formación laboral se trate, conforme a lo establecido en el literal a) numeral 4 del artículo 13 del Decreto ley 1295 de 1994, modificado por el artículo 2° de la Ley 1562 de 2012.
Que las instituciones educativas, las escuelas normales superiores, las entidades, empresas o instituciones públicas o privadas donde se desarrolla la práctica, actividad o trabajo por parte del estudiante se benefician de su labor o en algunos casos las instituciones recibenun ingreso por su trabajo, por lo tanto deben ser las responsables de realizar la afiliación al Sistema General de Riesgos Laborales.
Que el artículo 17 del Decreto-ley 1295 de 1994 establece que la base para calcular las cotizaciones del Sistema General de Riesgos Profesionales, es la misma determinada para el Sistema General de Pensiones, establecida en los artículos 18 y 19 de la Ley 100 de 1993. Y el artículo 18 de la Ley 100 de 1993 establece a su vez que “En ningún caso el ingreso base de cotización podrá ser inferior a un salario mínimo legal mensual vigente”.
Que para asumir la obligación de afiliación de los estudiantes y el pago de sus aportes al Sistema General de Riesgos Laborales, las entidades, instituciones y empresas públicas o privadas requieren ajustar su estructura administrativa, tecnológica y financiera, mien­tras que los operadores de información de la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (PILA) necesitan adecuar su plataforma tecnológica a fin de procesar adecuadamente la información relativa a dicha afiliación, por lo que resulta pertinente establecer un periodo de tiempo suficiente para la entrada en vigencia del presente decreto.
DECRETA:
CAPÍTULO I
Disposiciones generales
Artículo 1°. Objeto. El presente decreto tiene por objeto establecer las reglas para la afiliación y el pago de aportes al Sistema General de Riesgos Laborales de los estudiantes que cumplen con las condiciones expresamente señaladas en el literal a) numeral 4 del artículo 13 del Decreto-ley 1295 de 1994, modificado por el artículo 2° de la Ley 1562 de 2012.
Artículo 2°. Ámbito de aplicación. El presente decreto aplica a los estudiantes de insti­tuciones de educación pública o privada que se encuentren en cualquiera de las siguientes situaciones:
1. Que deban ejecutar trabajos que signifiquen una fuente de ingreso para la institución donde realizan sus estudios e involucren un riesgo ocupacional.
2.  Que deban realizar prácticas o actividades como requisito para culminar sus estudios u obtener un título o certificado de técnico laboral por competencias que los acreditará para el desempeño laboral en uno de los sectores de la producción y de los servicios, que involucren un riesgo ocupacional.
Las prácticas o actividades que en el sistema educativo colombiano cumplen con las características señaladas en el numeral 2 del presente artículo, son aquellas realizadas en el marco de la educación media técnica, los programas de formación complementaria ofrecidos por las escuelas normales superiores, la educación superior y los programas de formación laboral de la educación para el trabajo y el desarrollo humano.
Asimismo, aplica a las Administradoras de Riesgos Laborales, a los operadores de la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes, a las entidades territoriales certificadas en educación, a las instituciones de educación, a las escuelas normales superiores, y a las entidades, empresas o instituciones públicas o privadas donde se realicen prácticas por parte de los estudiantes.
Parágrafo  1°. El presente decreto aplicará a todas aquellas personas que se encuentren realizando prácticas Ad-Honorem que involucren un riesgo ocupacional, como requisito para obtener un título y que por disposición de los reglamentos internos de la institución de educación donde cursa sus estudios, no cuentan con matrícula vigente.
Parágrafo 2°. La afiliación y obligaciones en el Sistema General de Riesgos Laborales de los estudiantes que ejecuten trabajos o realicen sus prácticas formativas mediante contrato de aprendizaje, vínculo laboral; contrato de prestación de servicios o en el marco de un con­venio docencia – servicio en el área de la salud, procederá de conformidad con lo dispuesto en las normas vigentes que regulen dichos escenarios de trabajo o prácticas formativas.
Artículo 3°. Definiciones. Para los efectos del presente decreto, se manejarán las si­guientes definiciones:
Riesgo Ocupacional. Entiéndase como la probabilidad de exposición a cualquiera de los factores de riesgo a los que pueden estar expuestos los estudiantes, de que trata el artículo 2° del presente decreto, en los escenarios donde se realiza la práctica o actividad, capaz de producir una enfermedad o accidente.
Fuente de Ingreso. Entiéndase como aquellos valores recibidos y/o causados a favor de la institución de educación como resultado de las actividades desarrolladas por estudiantes, en cumplimiento del objeto social de la misma…

 

Status: